31 de juliol de 2012

Sang i pertinença.


Fa vint anys, Michael Ignatieff, acadèmic reconegut i polític liberal canadenc, va escriure el llibre “Sang i pertinença” que ara ha estat editat a Espanya amb un epíleg fet per aquest moment que ja no és el de vint anys enrere.

Amb la caiguda del mur de Berlín i el final de la guerra freda, Ignatieff va viatjar als indrets dels nous (o vells) nacionalismes. Els Balcans (Sèrbia i Croàcia), Alemanya (sí, sí, Alemanya), Ucraïna, Quebec, el Kurdistan, Irlanda del Nord. Fa vint anys les coses es veien molt malament, ara han millorat força en alguns d’aquests llocs.

¿És l’Estat qui fa la Nació, o és la Nació qui fa l’Estat? La Il·lustració francesa del s.XVIII versus el Romanticisme alemany del s. XIX. El cosmopolitisme front el nacionalisme. El dret de sang i el dret de sòl. La força contra la paraula. El nacionalisme cívic i el nacionalisme ètnic.

“En vez de la banal política de lo real, en vez de un mundo de la política que afronta los hechos –la pobreza, el atraso y la terca mediocridad de la vida corriente en los Balcanes- el nacionalismo dirige la mente a planos más elevados. Ofrece la gloriosa política de la identidad y la autoafirmación. En vez de la política interminable del interés y la negociación, hay enemigos internos y externos a los que derrotar; está la causa eterna, los mártires del pasado y del presente a los que ser fieles.”

El federalismo no es una doctrina política. Es solo una manera de compartir el poder político entre los diferentes pueblos de un estado. Pero es la antítesis política del nacionalismo. Aquellos que creen en el federalismo sostienen que no es necesario poseer estados propios para poder disfrutar de la autodeterminación. Los pueblos que comparten tradiciones, geografía o un mismo espacio económico pueden ponerse de acuerdo para compartir un mismo estado mientras mantienen un grado importante de autogobierno en cuestiones esenciales para su identidad como pueblo. El federalismo es una política que busca reconciliar dos principios divergentes: el principio de etnicidad, según el cual los pueblos quieren ser gobernados por los suyos; y el principio de  civismo, según el cual los extraños que quieren vivir en comunidad tienen que hacerlo en igualdad, dejando de lado su etnicidad y centrándose en su ciudadanía.”

L’autor, en el epíleg fet expressament per ara i aquí, és optimista. “Todos los estados han aprendido qué no hacer al afrontar demandas nacionalistas de la periferia.”  No estic segur que aquest sigui el cas espanyol. La recuperación del nacionalisme espanyol, sobre tot de la mà de la dreta, dóna ales als nacionalismes com el català per declarar-se obertament independentista. Ho estem veien a diari.

31 de juliol.