13 d’octubre de 2011

Llegit.


“De hecho, regresando a Japón, me siento una persona muy diferente de la que era cuando partí hacia el Oeste. No solo vuelvo insatisfecho del resultado de mis estudios, sino que también he aprendido lo triste y amarga que puede resultar la vida. En concreto, es este momento soy consciente de la falibilidad de las emociones humanas y me duele especialmente lo veleidoso de la naturaleza de mi corazón. ¿Cómo podría yo considerar digno de publicarse el registro de unas impresiones que un día pueden ser ciertas y equivocadas el siguiente? Quizás sea ese el verdadero motivo por el que hasta ahora no me he decidido a escribir este diario. Pero no. Hay otra razón.”

Ogai Mori. “La bailarina”. Ed. Impedimenta. Madrid-2011.



13 d'octubre.