25 de febrer de 2012

González Casanova.

“Quan els records arriben a constituir-se en memòria, un desig instintiu de servar-la de l’oblit històric ens du a deixar-la en testament i donar testimoni d’allò que, per inoblidable, és de record perenne.”

Amb aquest paràgraf comença el Prof. González Casanova la introducció del seu llibre “La meva gent d’esquerres” que acaba d’editar la Fundació Rafael Campalans. Titula aquesta introducció, “El perquè d’aquest llibre”, que és un recull de retrats periodístics que l’autor ha publicat en diaris i revistes al llarg dels anys sobre figures i companys de lluita socialista i progressista a Catalunya.

Aquell qui escriu en pren deguda nota d’aquesta intenció introductòria. Cal pensar en deixar constància escrita d’altres temps i dels seus dies.

Tornant al llibre de González Casanova, el clou amb un article de la primera Diada del primer Govern Maragall. “Una Diada para el futuro”, en castellà, publicada a El País el setembre del 2004. Cal estar atent a la síntesis històrica política que un català d’adopció, plenament integrat a casa nostra, però, no ho oblidem, nascut a Madrid, fill dels vencedors, escriu:

“Hay una Cataluña medieval, belicosa y monárquica, y otra moderna, pacífica y republicana. La primera es heredera de un gran condado que rompió en 1640 con la casa de Austria por abusos de la soldadesca sin sueldo de Olivares (“Visca lo rei, mori lo mal govern!”) y se entregó al rey francés para volver al español por el maltrato galo. Episodio típico de una Europa de reinos preestatales. También esa Cataluña nutre su herencia desde 1714 de una guerra civil que la dividió entre dos coronas que litigaron por el trono de España y optó por la que, al retirarse, la traicionó y que era la misma que en 1640 la llevó a preferir la protección francesa. En ambos casos no fue una lucha nacional ni entre estados (inexistentes aún) sino de unos súbditos avasallados (los segadores) o de un apartido catalán austriacista que esperaba de un germano y no de los borbones mejores negocios con América. Algo de éstos les concedieron hasta 1898, cuando perdidas las colonias, nació el nacionalismo conservador de la Lliga Regionalista, que trocó las armas por el greuge inacabable y el mercadeo con el Estado, base de un populismo sentimental de grandes réditos electorales mediante la manipulación interesada de los hechos históricos y una belicosidad verbal y estéril que sirve siempre para provocar la reciprocidad española y que no decaiga el falso status quo. Frente a esta Cataluña está la de un Estado moderno, federado en el español y en el europeo futuro; republicana por democrática o popular; que no reivindica sus derechos como un lobby presionante y fenicio, sino que busca en su estatuto de pequeño Estado y en la constitución federante del Estado plurinacional la garantía jurídica estable y clara que suprima greuges y conflictos para vivir en paz, amor y concordia con todos los pueblos, próximos o sobrevenidos.”

Tot un mestre. Gràcies pels teus records, Profesor.

25 de febrer.